Sync o no sync, he ahí la cuestión

Dijo Eric Prydz en la mañana de ayer a través de su cuenta de Twitter: “Si no te gusta botón de Sync, no lo utilices”. Parece una frase y un pensamiento bastante sensato, pero ese matiz no es ni mucho menos suficiente para detener el alud de críticas que la marca se está llevando por haber incorporado el polémico botón de sync en sus últimos juguetes.

Esperados desde hace meses, lo CDJ´s 2000 no son la única novedad que traen. Desde la mejora en la carga de la waveform desde el mp3 hasta todas los avances en materia de software. Pero la mayoría de la gente, profesional y amateur, solo se ha fijado en el botón de la parte de la derecha.

Ni que decir tiene que esto, más allá de críticas y opiniones, es una magnífica noticia para la compañía japonesa en forma de publicidad viral. El que firma este artículo vio ayer la mesa en cuestión compartida a través, solo de Facebook, en más de una veintena de páginas y perfiles. Y con todo tipo de comentarios, desde críticas de aficionados a loas por parte de Djs.

Y todo el revuelo nace, única y exclusivamente a raíz del desde hace años famoso botón: el SYNC. Y cientos de productores no han tardado en pronunciarse a través de las redes sociales. La mayoría de ellos, hay que decir, en defensa de los nuevos aparatos. Mientras que el público amateur ha cargado duramente contra ellos.

Éstos últimos empleaban las críticas que ya hemos oído desde que existe el botón. Ya que otros productos de hardware del sector como Hercules o Traktor ya incorporan en su gama de productos dicho botón. Que si con esto pincha cualquiera, que si normal que se dedique a esto hasta Paquirrín, que si la profesión se está yendo al garete…

Mientras, en el mundo del dj las opiniones son radicalmente opuestas. Partiendo de la base de que la mayoría de estos los usa desde hace años, por lo que es de esperar que haya demasiados intereses comerciales de por medio como para hacer críticas razonables. Pero de entre todas destaca la parrafada del mancuniano Gareth Emery al respecto, de la que extraemos el siguiente párrafo:

“Esto no significa que pinchar sea más fácil. Más interacción con el público, edits, efectos, trucos, etc. Con el vinilo solo tenías que estar pendiente de que la música se mezclara con el tempo adecuado. Poco más importaba. Pero ahora esperamos mucho más de nuestros djs. Hasta que inventen un botón que permita dar un gran espectáculo o una selección completa, la profesión estará a salvo”.

Puede que los más románticos añoren el trabajo de antaño (para los que, por otra parte, siempre tendrán sus clubes y sus nichos de mercado) a base de vinilos. Pero es cierto que la profesión evoluciona, ya que la utilización de estos sistemas ha permitido la realización de sesiones live, cambiar el ritmo y las dinámicas de las sesiones… Y, porque no, democratizar la música, ponerla alcance de todo el mundo tanto en precio como en dificultad.

Comments

comments

Powered by Facebook Comments

No Comments Yet.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.