El rey recupera su trono

Empecemos por lo que nos toca de cerca, los artistas españoles… Fin. Ni rastro de ninguno entre los 150 primeros. La 89 posición de Juanjo Martín de 2011 ya es cosa del pasado. Portugueses, brasileños, guatemaltecos, argentinos, moldavos… en la era global casi cualquier país tiene un representante más o menos regular en la lista. Hecho que lo dice todo sobre nuestra cultura electrónica. Dicho esto, nos metemos en harina.

Servidor tuvo el placer de estar el pasado año en la Passenger Terminal de Amsterdam viendo como por primera vez en la historia la ceremonia en directo de los DJ Mags salía de Londres. En un acto del todo mal calculado y después de cuatro años como número uno, el nuevo ganador iba a ser francés y housero en un país en el que el Trance es un estilo de vida.

Ni que decir tiene que el abucheo fue tan mayúsculo como desproporcionado (en realidad no es más que una lista de músicos votados por el Facebook). Unos abucheos que solo el propio Arminpudo detener, pidiendo un aplauso para el parisino, que vio como la noche quedó muy aguada.

La curiosidad de esa noche no la vimos hasta hace unos días, cuando el cinco veces nombrado mejor deejay del planeta estreno el avance del dvd ‘A year with Armin van Buuren’. Donde, entre bambalinas, el francés le reconoce al holandés que el año que viene volverá a ganar, que “esto es solo para un año”.

Dicho y hecho, el número uno vuelve a Armin y Guetta se precipita hasta la cuarta plaza después de tres años sin bajarse del podio. Desplazado por el sempiterno Tiësto (que en diez años no ha bajado del tercer puesto, aunque en realidad no gana desde que se pasó al electro house) y por el nuevo ídolo de las post adolescentes Levels. Perdón, Avicii. A veces ni yo mismo me creo la capacidad de un solo tema para influir tanto en el público.

Contra lo que se puede vislumbrar, este artículo no va entrar en detallar los diez primeros de la lista. Ni mucho menos en perder tiempo si los resultados son justos o no en un debate del todo esteril. El objetivo de este artículo es desmembrar la lista en búsqueda de los estilos en auge y en retroceso. Porque la lista puede que no indique quien es el mejor, pero si indica que géneros se estilan, suben y bajan entre el público mundial.

Después de un año de pánico y dolor viendo a Guetta como número, miles de tranceros vuelven a dormir tranquilos viendo una vez más cómo su género favorito vuelve a encabezar la lista más famosa del mundo. A partir de aquí, dos lecturas claras en cuanto al estilo. La primera, ya no tiene el éxito arrollador de antaño, donde hasta ocho artistas Trance estaban entre los diez primeros. Esta democratización musical no incumbe solo a la entrada del house en la escena, sino a que Skrillex (ahora hablaremos sobre él y su estilo) ha entrado en el top diez.

La segunda es que los viejos mitos están dejando paso a los nuevos baluartes: Shogun, Andrew Rayel y Omnia irrumpen con fuerza en la lista, así como los más fieles a su estilo como W&W, Ørjan Nilsen, Tenishia o Tritonal suben con fuerza. Y otra lectura interesante: cambiar de estilo se paga. Que se lo pregunten a Paul van Dyk, Ferry Corsten, ATB, Sander van Doorn, Leon Bolier, Bobina y demás secuaces que, siguiendo los pasos de Tiësto pero quedándose en agua de borrajas, cambiaron su Trance de toda la vida por un house insulso y descafeinado. Entre los que incluye a Above & Beyond, cuyo cambio al “deep-trance” les ha pasado factura.

Por su parte el electro house que abandera el otrora número uno Tiësto obtiene mejores resultados si cabe que el año pasado. Hardwell irrumpe en la sexta plaza, Afrojack se consolida en el octavo puesto y Nicky Romero se convierte en la entrada más fuerte del año (privilegio que han compartido hombres como Skrillex o Dash Berlin), seguido de “las” Nervo, mientras que Steve Aoki y Dimitri Vegas & Like Mike suben más de treinta puestos, poco más que Dada Life. Lo que viene siendo un escenario prinicipal de Tomorrowland vamos.

Mientras que la vertiente más progresiva del house se desinfla de forma paralela al efecto Swedish House Mafia. El trío pierde plazas, y sus tres integrantes por separado pierden aún más… salvo la subida de Avicii y la super escalada de Alesso, coetáneos como Fedde Le Grand o Arty descienden ligeramente. El electro se consolida como género puntero mientras que el estilo sueco parece difuminarse.

Pero sin duda la gran novedad de todas, que ya venía mascándose sigilosamente, es la entrada en la lista con mucha fuerza de hardstyle y de forma más testimonial del hardcore. Sin duda un reflejo del éxito de sello como Q-Dance y festivales como Defqon-1 (trece escenarios dedicados solo a este género). Con Headhunterz (undécimo puesto para él) como abanderado, artistas como Noisecontrollers, D-Block & S-Te-Fan, Wildstylez, Psyco Punkz, Frontliner, Ran D, el italiano Zatox o Coone, son solo algunos de los artistas (curiosamente casi todos holandeses) que se asientan cómodamente en las primeras cincuenta plazas de la clasificación. Un estilo que hasta ahora era de lo más undergrounds (un mito de los maleteros de coche en los afters de aparcamiento de discoteca española) que está tomando forma como industria musical de suma relevancia.

El dubstep, mal encarnado en la figura del estadounidense Skrillex (atención a sus palabras cuando responde sobre el género que hace: “esterotípicamente dubstep, a pesar de que nunca he reclamado ser un productor de dubsep”) y prorrogado con artistas como Knife Party, Zedd, Nero y en el que se podría incluir al fenómeno de masas en EE.UU. Porter Robinson, se confirma como un género puntero y en boga . Moda o no, todos suben con respecto al año pasado.

¿Y del techno, que es del techno? Pues o bien su público “pasa” de votar o es demasiada edad como para tener una cuenta en Facebook. Ya sabemos que en España el público de este género es, probablemente, el más cuantitivo, pero parece que esta tendencia en Europa decrece. Carl Cox, número de la clasificación hace quince años, es el primero (una vez más)…. En el puesto 45, una docena de puestos menos que hace un año.

Umek (patrocinado por el presidente de Eslovenia), Richie Hawtin y Paul Kalkbrenner, todos cargados de años y trayectorias, son los únicos representantes de un género del todo maltratado en la lista.

Por lo que la escena en general se queda con el Trance prevaleciendo y con el electro house con una presencia cada día mayor. Eso sí, cuantitativamente… el house y hardstyle se emparejan en número de seguidores. Mientras que el dubstep (o que se llame eso que patrocina OWSLA) va ganándose un huequecito en el corazón del público y el techno sigue dominando la escena clubbing pero la mainstream la va vaciando. Y que los gustos holandeses se reflejan

Comments

comments

Powered by Facebook Comments

No Comments Yet.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.